Consejos para mi nuevo perrito

Las vacunaciones preventivas son recomendables para los cachorros y la vacuna contra la rabia es obligatoria. Para su tranquilidad y el correcto seguimiento del calendario de vacunación, los voluntarios de “Mascotas en Adopción” le entregarán junto con su mascota, el certificado de vacunación que pueda corresponder. De todas formas, siempre es conveniente, luego de realizar la adopción ponerse en contacto con su veterinario de cabecera que le aconsejará  en como continuar según la edad del animal adoptado.

Manténgalo lejos de balcones, pórticos superiores y de los techos, especialemente los cachorros, no importa la raza, son tan pequeños que pueden deslizarse por aberturas y caer al vacío. Pueden también quedar enredados en cuerdas/cables o incluso en el plástico de embalar gaseosas. Quite estos artículos de su alcance para prevenir problemas. 

Las mascotas se tientan a menudo para jugar en el agua del inodoro. Este hábito puede ser tremendo. No sólo es embarazoso cuando recibimos visitas, sino que existe además el riesgo cierto de que se ahogue.

La masticación de los cables puede causar quemaduras, electrocución y daño severo en la boca. Es también una buena idea cubrir los enchufes eléctricos cuando no están siendo usado.

Si su mascota traga cualquiera de estos objetos, se podrá dañar severamente la boca y/o los órganos internos.

Ellos se tentarán con morder la cinta, lo que les puede causar problemas digestivos. Asimismo, existe el riesgo de estrangulamiento si la misma queda enganchada en algún lado.

Seleccione recipientes que no se vuelquen. Cerciórese de que sean fáciles de limpiar, puesto que necesitarán ser lavados diariamente. Mantenga recipientes separados para la comida y para el agua. Cómprele recipientes más grandes a medida que su mascota vaya creciendo.

Hay una variedad de collares livianos disponibles para su mascota. Algunos tienen hebillas y otros tienen broches de presión. Sin importar el estilo del collar que usted elija, recuerde siempre mantener una chapita de identificación con sus datos (el más importante es el teléfono). Tenga en cuenta que a veces, algunas de las mascotas en adopción suelen, los primeros días, intentar volver al refugio donde previamente se encontraban. El primer collar debe ser de material sintético o de cuero liviano. Para chequear el tamaño del collar, mídale el cuello y agréguele unos 5 centímetros. Para asegurarse de que esté correctamente ajustado, usted debe poder pasar dos dedos entre el collar y el cuello. Si sus dedos calzan cómodamente, usted lo ha ajustado correctamente. Si hay lugar adicional, usted necesita achicarlo aún más. Si ambos dedos no caben, el collar está demasiado apretado. Asimismo, puede tardar un tiempo para que su mascota se acostumbre a usar el collar, así que no se desaliente si se lo intenta quitar.

Las correas vienen en una variedad de estilos, tales como cuero, de nylon y/o retractable, y en una variedad de longitudes. Una correa de 1,80 metro es la longitud ideal para caminar.

Todas las mascotas necesitan juguetes que los ayuden a ejercitarse y a proveer una manera segura de satisfacer sus hábitos de masticación. Asegúrese de que los juguetes sean para mascotas y que los mismos no se astillen, partan en dos o que se puedan tragar. Como regla general, si el juguete puede caber cómodamente en la boca de una mascota, el mismo es demasiado pequeño.

Juguetes o artículos de esponja. Zapatos o la ropa personal. Dando a su mascota estos artículos, solamente le enseñará que es aceptable masticar los zapatos o romperle las medias. Ovillos, piolines, celofán, bolsas plásticas y otras artículos de la casa que podrían alojarse en la garganta. Juguetes de chicos hechos de goma, de tela, de lana, de esponja o de plástico suave. Si se traga una partícula pequeña de cualquiera de estos materiales, podría causarle serios problemas digestivos.

Ante una emergencia, mantenga la tranquilidad y lleve rápidamente su perro al veterinario. Llame primero. Si el doctor no está, llame en seguida a la clínica veterinaria más cercana. Guarde los números de teléfono de emergencia a mano.

Lo mejor – y más seguro – es buscar asistencia veterinaria inmediata, sin embargo, hay algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a su perro antes de llegar al veterinario:

Envuelva a su perro en una toalla o manta pesada para mantenerlo caliente y para restringir sus movimientos. Aplique un vendaje de presión (gasa estéril o un pañuelo limpio) a la herida para frenar o detener la hemorragia de un corte o mordedura. Aplique una compresa fría a una quemadura y sosténgala suavemente allí hasta llegar a la clínica veterinaria. No induzca al vómito si usted sospecha o sabe que su mascota ha tragado una sustancia venenosa. Ante muestras de estrangulamiento, dificultad para tragar, obstrucciones, etc., no intente quitar el artículo. Si su perro sufre un golpe de calor, acérquelo a una tina y pásele una esponja con agua fresca por su cuerpo. Induzca a su perro a beber cantidades pequeñas de agua. Si su perro sufre congelamiento, colóquelo en un cuarto caliente inmediatamente. Descongele lentamente las áreas congeladas aplicando toallas húmedas y calientes, cambiándolas con frecuencia hasta poder limpiar el área con un chorro de agua. La congelación severa puede dar lugar a patas y oídos dañados, así que es mejor dejar a su veterinario a que determine el grado del daño cuanto antes.

¿Usted sabe si está bien su perro ? Porque nuestras mascotas no pueden decirnos cómo se sienten, pueden llegar a estar absolutamente enfermos antes de que los síntomas de su enfermedad lleguen a ser evidentes para nosotros. Conocer su comportamiento y aspecto, generalmente nos permite observar las muestras de la enfermedad y su detección antes de que la misma empeore.

Un perro alegre y alerta son muestras claras de una vida saludable. Un viaje al veterinario es necesario si usted observa:

Pérdida de apetito persistente (es normal que algunos perros de vez en cuando salteen “su alimentación” por un día o dos). Renguera o dificultades para caminar o para incorporarse. Sangre en la orina. Pelaje con una sensación áspera o una textura “engomada”. Mucus o sangre visible en la materia fecal. Material fecal mal-oliente. Vómitos repetitivos durante varios días. Pérdida de peso. Dilatación de vientre y/o dureza de la misma. Falta de interés en lo que sucede a su alrededor. Se oculta en lugares oscuros. Tos persistente; le lloran los ojos y le corre la nariz. Rasguñarse o morderse las patas, piel o pelaje. Sacudidas de la cabeza, rasguñarse los oídos. Cuando aparece un marco o borde amarillento alrededor de las pupilas, estamos ante los síntomas de un eventual problema que merece una consulta a su veterinario.

Otro signo de enfermedad es la deshidratación, un déficit en el porcentaje de agua en el cuerpo de una mascota, puede hacerle correr peligro a su vida.

Para comprobar la deshidratación de su mascota, tome un pliegue de la piel en el área del centro del lomo y luego suéltelo. La piel deberá volver a su posición original inmediatamente.  Si la piel baja lentamente o permanece arriba, la deshidratación está presente. El cuidado veterinario inmediato es necesario para encontrar la causa subyacente y administrar los líquidos intravenosos (a través de los vasos sanguíneos) o subcutáneos (debajo de la piel), dependiendo del grado de deshidratación del animal.  Esto permitirá rehidratar al animal doméstico hasta tanto éste pueda estar bebiendo por sus propios medios.

Entre las causas de la pérdida de agua extrema, está la diarrea, los vómitos y la orina excesiva asociada a la diabetes, a enfermedades del corazón y/o a una enfermedad renal.

Guardar un expediente médico de las vacunaciones de su animal doméstico, de las enfermedades, lesiones, cirugías o de las medicaciones recibidas, será provechoso cuando se presente una eventual situación de emergencia o cuando su veterinario regular no esté disponible.

Cuando usted esté preocupado por su animal doméstico, evite el consejo de los amigos “bien-intencionados”.  Consulte siempre a su veterinario.  Él o ella estarán familiarizados  con el historial médico de su mascota y son quiénes tienen la habilidad y el conocimiento profesional para diagnosticar y tratar el problema.

Leave a Reply

Your email address will not be published.